IES Marratxí         Curso 2009-10

Text Box: Volver

Espacio Babelia

1º Bachiller

Literatura on line

La lírica renacentista: Garcilaso de la Vega

Lee atentamente los sonetos  seleccionados y realiza las actividades propuestas:

Text Box: Soneto XXIII
Text Box: Tras leer atentamente el soneto, realiza este test:

Test sobre el soneto XXIII  (Aula de letras)

2. Realiza un comentario de texto, para ello pueden servirte de guía las siguientes fuentes:

Comentario de texto soneto XXIII   (1)

Comentario de texto soneto XXIII   (2)


Realiza las actividades elaboradas por el profesor  Víctor J. Ronda del IES Terra Roja.



Text Box: Soneto V
Text Box: 3. Enuncia el tema de este soneto y coméntalo.
4. En el verso 11 Garcilaso utiliza una dilogía (palabra con doble significado): “hábito” como “costumbre” y a la vez  “vestido”. Pon este verso en relación a todo el terceto y explica su significado.
5. Comenta la gradación ascendente de los últimos versos.
Text Box: Soneto XXIII
Text Box: 6. Busca información sobre el mito de Dafne y Apolo. Investiga si Garcilaso lo  utiliza en otras composiciones.
7. ¿En qué verso se observa que el poeta actúa como testigo de la transformación de Dafne en laurel? ¿Cuál es su intención?
8. Extrae los adjetivos referidos a la dama y al laurel. Compáralos y comenta cómo queda resaltada la belleza de la joven.
9. Cuando compone este soneto, Garcilaso está enamorado de Isabel Freire. ¿Qué intención tiene la utilización de una perífrasis para aludir a Apolo? ¿Cómo relacionarías a éste con Garcilaso?
Text Box: Soneto XI
Text Box: 10. Indica el tema de esta composición y coméntalo.
11. Analiza su estructura externa e interna.

zonaClic - actividades - Garcilaso de la Vega y el soneto número XXIII

                                                                V

 Escrito está en mi alma vuestro gesto,

  y cuanto yo escribir de vos deseo,

  vos sola lo escribisteis, yo lo leo

  tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

 

  En esto estoy y estaré siempre puesto;

  que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,

  de tanto bien lo que no entiendo creo,

  tomando ya la fe por presupuesto.

 

  Yo no nací sino para quereros;

  mi alma os ha cortado a su medida;

  por hábito del alma mismo os quiero.

 

Cuanto tengo confieso yo deberos;

por vos nací, por vos tengo la vida,

 por vos he de morir, y por vos muero.

 

       XXIII

 

  En tanto que de rosa y azucena

  se muestra la color en vuestro gesto,

  y que vuestro mirar ardiente, honesto,

  enciende al corazón y lo refrena;

 

  y en tanto que el cabello, que en la vena

  del oro se escogió, con vuelo presto,

  por el hermoso cuello blanco, enhiesto,

  el viento mueve, esparce y desordena:

 

  coged de vuestra alegre primavera

  el dulce fruto, antes que el tiempo airado

  cubra de nieve la hermosa cumbre.

 

  Marchitará la rosa el viento helado,

  todo lo mudará la edad ligera

  por no hacer mudanza en su costumbre.

                                                        XIII

  A Dafne ya los brazos le crecían,

  y en luengos ramos vueltos se mostraba;

  en verdes hojas vi que se tornaban

  los cabellos que el oro escurecían.

 

  De áspera corteza se cubrían

  los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:

  los blancos pies en tierra se hincaban,

  y en torcidas raíces se volvían.

 

  Aquel que fue la causa de tal daño,

  a fuerza de llorar, crecer hacía

  este árbol que con lágrimas regaba.

 

  ¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!

  ¡Que con llorarla crezca cada día

  la causa y la razón porque lloraba!

        XI

  Hermosas ninfas, que en el río metidas,

  contentas habitáis en las moradas

  de relucientes piedras fabricadas

  y en columnas de vidrio sostenidas,

 

  agora estéis labrando embebecidas

  o tejiendo las telas delicadas,

  agora unas con otras apartadas

  contándoos los amores y las vidas;

 

  dejad un rato la labor, alzando

  vuestras rubias cabezas a mirarme,

  y no os detendréis mucho según ando,

 

  que o no podréis de lástima escucharme,

  o convertido en agua aquí llorando,

  podréis allá despacio consolarme.